15 may. 2015

Del 15 de mayo a un mayo del 15

El tiempo vuela. El tiempo, abuelo, vuela. El lenguaje juega y se columpia. Da y da. Y las da del quince. Investigoogleo de dónde puede venir esa expresión... "del quince". Una cosa "del quince" es algo "impresionante, excesivo, tremendo". Parece ser -no lo aseguro- que tiene que ver con calibres o con medidas de herramientas. Con el estar o el ser más allá del diez y del catorce. Y...

Como sea que es del (dos mil) quince, este mayo se ha presentado con un sol de rigor, en cierta forma excesivo, y con una campaña electoral pluriredesproconstituyente, en cierta forma tremenda, a muchas más bandas de lo habitual. Pero nada, absolutamente nada, tan impresionante, como me trae este mayo del quince. Y...

Son muchos meses, cuarenta y ocho, cuatro años sin anotar nada en este blog. Y en cambio, estos cuatro años que me han pasado volando me han dado cientos de causas por las que escribir y compartir. Estos cuatro años han sido los más plenos y felices que he podido vivir. Acabando 2010 encontré a la persona que le ha dado y da a mi vida sentido, equilibrio, profundidad, jugo y juicio, sabores y saberes, motivaciones y por encima de todo, el compartir el futuro. Y...

Durante estos cuatro años meu-amor y yo hemos remado con nuestro presente, volando y aterrizando entre tesis, escapadas, jornadas, plazas, burocracias, celebraciones, momentos, descubrimientos, y ahora, desde hace diez días, tenemos junto a nosotros un regalo de mayo. Y...

Nosso filhotinho se ha gestado estos últimos meses aunque es fruto también de estos cuatro años de cambios, de proyectos, de compromisos, de pequeñas y grandes decisiones en nuestras vidas.  Decenas de paisajes, de nuevas palabras, de nuevas sensaciones. Y ahora Yeray, que nos hace mirar más allá del quince y más allá en todos los sentidos.Y puede parecer tan simple como aquella frase tan simple: me siento feliz. Tenía que dejarlo escrito. Y así.


No hay comentarios: